BetaTester: Amigos en la realeza

Publicado en por Juan Martínez

Y aquí llega de nuevo Ayalai para contarnos sus peripecias en Uldum. Esta vez la cosa ha salido bien, y nos hemos hecho amigos de una nueva raza y encima nos topamos con la familia real, nada mal este tipo de contactos. Quiza podamos sacar una buena tajada de estos nuevos amiguitos, o al menos eso intentaremos, pero lo primero es lo primero, vamos a conocer al Rey en persona a ver que nos cuenta…

 

Pues parece ser que si que se siente agradecido el señor, aunque parece ser que nuestra presencia ha traído diversas consecuencias a su reino, pero bueno, estamos aquí para intentar encontrar una solución. Nada que una tacita de café no pueda solucionar, seguro… pero al chaval no se le dan bien las decisiones, nos envía a ver a sus principales consejeros para quitarse el marrón de encima. No sabe nada el bicho, pasarle el muerto a otros, digno de un jefe… Si por algo esta donde esta… Pero eso no nos importa mucho ahora mismo, nos vamos movilizando para buscar a sus amiguitos a ver que nos cuentan… ¡Ah! No nos olvidemos de una cosa muy importante, visitar el NPC que nos asigna una ruta voladora, aunque se que en esta expansión poco las vamos a usar, pero si algún día necesitamos desplazarnos a un sitio y queremos estar despreocupados fuera del PC, al menos nuestro personaje no se pasara de largo y se ahogara por Fatiga, que a mas de uno le ha pasado, ¿eh? Si os conoceré yo…

Una vez visitado el NPC del “murcielago” como muchos le conocen, usamos nuestra preciosa montura voladora y comenzamos nuestra busqueda. Antes de nada, podemos contemplar desde vista aerea la arquitectura de la ciudad y la casa real, que no tiene nada despreciable y es un regalo para los ojos.

Dándonos una vuelta por el lago, vemos que hacia la derecha hay un pequeño puerto con algunas edificaciones, lo que podemos presuponer que es la zona donde viven la gente de a pie, osease, los suburbios.

Hacia la izquierda podemos observar campos agrarios y granjas varias, así como molinos al estilo Tol’Vir y esas cositas, pero primero, nos dirigimos hacia los suburbios, que allí nos espera nuestro primer contacto.

¡Anda! Pero si es uno de nuestros amigos de la caravana, enfrascado en alguna calurosa conversación con nuestro primer contacto, Asaq. Yo le saludo y ya volveré cuando tenga mas tiempo libre, que ahora estoy ocupado con cositas de la casa real, y como ya sabéis, las cosas de palacio van despacio.

Nuestro contacto nos dice que de momento pocos movimientos sospechosos por parte del enemigo se han percibido, pero que han observado como en una de las ciudades colindantes, en concreto una llamada Orsis, esta en estado DEF-CON-2 por una tormenta de arena brutal, poco pueden hacer. Nos pide amablemente que, como va a salir a tomarse el cafecito de por la mañana, que si le informamos al Rey de la situación. ¡Claro, como no! Vaya hocico que tienen algunos, si hasta se lo pisa de lo largo que lo tiene. Disfruta del café, majo, que yo ya me ocupo… Lo que hay que ver, si uno al final vale para todo.

Dejando nuestro primer encargo terminado, nos vamos derechitos a nuestro segundo contacto, que anda justamente en las granjas que he mencionado antes, el tal Nomarch Teneth, a ver que nos cuenta el sobre los Neferset.

Cuando llegamos al lugar, nos dice que las actividades de los malosos no llegan tan al norte de su posición original, por lo que de momento podemos estar tranquilos, pero que tiene otros problemillas que resolver y nos pide ayuda en forma de misión diaria, nuestra primera misión diaria en Uldum, señores, y la verdad es que no le falta diversión, pero de esa diversión que hace que seas malo y juegues con tus victimas, de esa que nos gusta, de la que hace que te ensañes… No le doy mas coba, mejor os lo enseño.

Resulta que unos pigmeos están robando sus frutas de las palmeras, se suben a los hombros de tres en tres para alcanzar a la rica fruta y la roban, y tu trabajo trata de coger un martillo de los Titanes que al usarlo envía una ola de choque y literalmente descuartiza a los molestos pigmeos, saltando tripas y cachos rojos de carne por todos lados. A Blizzard cada dia le gusta mas el gore… pero yo me lo paso en grande y me desahogo un montón, no se vosotros…

Una vez finalizada la ardua tarea de masacrar enanos pigmeos, le devolvemos el martillito que seguro utilizaremos un día si y otro también y nos dirigimos a encontrarnos con nuestro tercer contacto. Quizás el tenga mas información que nuestros dos anteriores colegas.

Un poco mas al norte, justamente donde empieza el desierto, podemos atisbar unas pequeñas ruinas y en el centro del todo, una especie de altar ceremonial en forma de estrella de seis puntas con un centro triangular muy brillante, nos dirigimos hacia allí sin dudarlo, ya que tiene toda la pinta de que nuestro ultimo contacto esta esperándonos allí.

Al llegar podemos ver un poco de controversia y tensión alrededor del lugar. Nuestro contacto esta donde debería, esperándonos, pero con malas noticias. Uno de sus compañeros esta tirado en el suelo a punto de palmarla, pero no es cosa de los Neferset, al parecer es cosa de los bandidos del desierto, que según nos cuenta, están intentando unirse a un grupo mas numeroso y organizado de bárbaros… Habra que ponerle freno, seguramente.

Una vez recolectada la informacion, podemos pararnos un rato a solucionarle los problemas a nuestro amigo, ya que parece bastante preocupado por el destino de su compañero que yace en el suelo, asique, como somos buenas personas cuando se nos pone delante de los ojos un fajo de experiencia, pues le preguntamos amablemente si quiere que colaboremos en alguna tarea… y resulta que si, que tiene un par de encarguitos para nosotros…

El primer encarguito que nos manda es recuperar unos sellos que sirven para restaurar el poder de aquella estructura,que según nos cuenta, es una especie de sistema de defensa de Ramkahen, su pueblo, contra los peligros del desierto y que cuando los muros de Uldum cedieron por el cataclismo, los bandidos del desierto comenzaron a saquear las inmediaciones y robaron esos sellos por su valor para venderlo en el mercado negro, imagino yo, nuestro primer cometido es recuperarlos para restaurar el sistema de defensa.

Salimos al desierto y no tardamos en encontrarnos a los bandidos subidos en sus camellos. hacemos buena cuenta de ellos impartiendo justicia sobre ellos para recuperar los objetos robados y se los traemos de vuelta a nuestro benefactor.

Hecho este primer encarguito, el sacerdote nos agradece nuestra labor y nos da un voto de confianza extra para con su pueblo. Una vez restaurado el sistema de defensa del pueblo, ahora le toca el turno a su compañero que esta en coma en el suelo, quizás porque se ha puesto hasta arriba de drogas duras para tener visiones con su dios o para dar algún tipo de sermón en la misa de la tarde, pero se ha pasado de la raya… o con las rayas, vete tu a saber.
A ver que nos cuenta como excusa cuando preguntamos por el…

El colega, como buen compañero del que esta en el suelo en éxtasis, nos cuenta que en un intento de defender su sagrado altar, los bandidos le inyectaron una potente toxina proveniente de los escorpiones del desierto para dejarlo fuera de combate y poder robar a gusto… Claro, 50 tios contra uno y en vez de darle la paliza gitana de su vida van y lo envenenan porque tienen miedo… Menuda excusa mas mala, si hubieses dicho que se metió unos tiros que ni los compartió contigo te hubiésemos creido, pero de estas maneras es imposible encubrir nada… Nosotros haremos como que el tema de las sustancias psicotropicas nunca ocurrió y nos vamos a recolectar el veneno de los escorpiones para que haga un antidoto… Como si no supiésemos que quiere hacer nuevas pastis de diseño para su colega, que estas le han sabido a poco…

Anda, al lio. Salimos de nuevo al desierto y nos ponemos a buscar a los escorpiones, que son mas grandes que un monovolumen y sus ataques duelen que no veas. Que no te alcancen esas pinzas que sufrirás mucho.

Cuando hemos cumplido nuestra misión suicida de los escorpiones, volvemos con nuestro “camello” para que ayude a su colega toxicómano, pero ahi se queda la cosa, nos da las gracias, unas moneditas y nos dice amablemente que le dejemos en paz que va a ver si puede hacer algo por su compañero.

Ahora que ya esta todo el trabajo hecho, nos despedimos de los drogadictos esos y volvemos a informar al Rey de la informacion que hemos sacado, que basicamente ha sido poca, pero algo es algo, asique cuando llegamos, le informamos y habremos cumplido una vez mas.

Cuando le contamos los que hemos averiguado, nuestro amigote parece percatarse de algo que no pinta nada bien. Al parecer, la tormenta de arena que esta sitiando la ciudad de Orsis la están creando los secuaces de Al’akir, el señor elemental de aire, que son aliados de Alamuerte… Toma esa, si no teníamos suficiente con los Neferset, ahora también tenemos como enemigos a los elementales de aire. Eramos pocos y pario la abuela. Esto pinta jodido. Nos comenta que Orsis ha sido atacada en señal de advertencia para el pueblo de Ramkahen, pero esto no se quedara así, hay que moverse rápido y solucionar el problema cueste lo que cueste, rápidamente nos envía a presentarnos ante su hermano el Príncipe, que esta a la vanguardia del movimiento de ayuda hacia Orsis, cuando lleguemos nos dará instrucciones.

Ahora que sabemos de estos problemas, tenemos dos opciones, atender la urgente llamada de auxilio de Orsis o hacer una visita a nuestro coleguilla de la caravana a ver que quiere esta vez, seguro que saquear tesoros, que para algo vino a Uldum.

Y aqui es donde se nos presenta nuestro primer dilema de linea de misiones y lore, ayudar a la ciudad de Orsis o tomarnos un descansito de tanto asunto politico y guerrillero e ir a ver que quiere saquear esta vez nuestro amigote.

No se por que decidirme, pero os propongo un trato, decidme que queréis que hagaAyalai, si ayudar a Orsis y saquear las riquezas de Uldum. Esta semanita Ayalai se tomara unas vacaciones y no volverá hasta el dia 19 de Septiembre, ¡dejad vuestro comentario diciendo que queréis que haga Ayalai y en cuanto llegue de vacaciones mirara lo que la mayoría la habéis sugerido!

Nos vemos dentro de unos dias. Espero que os haya gustado esta nueva aventura de nuestra intrépida maga no-muerta que nada tiene que envidiar a Lara Croft.

¡¡¡Un saludo a tod@s!!!

Comentar este post